Testimonios

herminiaHerminia Riveros (Limpio, Paraguay)

Herminia aprendió la artesanía del karanday con sus padres cuando era chiquita (a los 7 años), toda su familia trabajaba en eso.

En el 2006 comenzó a trabajar con Estación A donde ella y otros artesanos se capacitaron, mejoraron la producción, aumentaron las ventas, etc, y comenzaron a conocer el Comercio Justo y a trabajar según sus principios. En el 2007 constituyeron su propio comité y ahora son 14 personas.

Herminia nos cuenta que su relación con Estación A es muy buena, “Me ayudó en canalización de comercio y muchas capacitaciones que recibimos, aprendimos muchísimo en los talleres”.

 

Casilda Rios (Itaugua, Paraguay)Casilda

Casilda Rios es una artesana de ñanduti, de la ciudad de Itauguá. A los 10 años, su madre y su abuela le enseñaron tejer ñanduti que es, para ella, un trabajo que dignifica a la persona y más aun al artesano por mantener la cultura y la tradición.

Hace un año que trabaja con Estación A y afirma que el apoyo que tiene de la organización es la participación directa de sus productos en eventos, oportunidades de capacitación y que las artesanas reciben un precio justo por sus trabajos.

Ella puede trabajar desde su casa, coordina los trabajos con las otras artesanas del comité. Dice que la exposición artesanal es una buena oportunidad “porque venimos trabajando juntas en cooperación y solidaridad para realizar las artesanías que van  a la feria” afirma.

Casilda ve al comercio justo como una muy buena oportunidad de dar el precio por su trabajo y que la organización no utiliza su necesidad para bajar sus precios. Dice que es satisfactorio para ellas recibir el precio justo que corresponde y es bien recibido, les motiva a trabajar con más ganas.

Translate »